LA FEDEPDAL FOMENTA EL TRABAJO CON LOS DEPORTISTAS SORDOS

La Federación Ecuatoriana de Deporte para Personas Sordas-Discapacidad Auditiva (Fedepdal), brindó en Zamora un taller dirigido a las personas que trabajan con deportistas sordos de la provincia de Zamora Chinchipe.

El taller lo brindó Jonathan Pazmiño, coordinador deportivo de la Fedepdal, quien explicó el trabajo que deben realizar familiares, entrenadores, monitores, y todos quienes trabajan con los deportistas que tienen discapacidad auditiva.

El coordinador deportivo recordó que el trabajo que realiza la Fedepdal busca la inclusión de las personas con discapacidad auditiva, con proyección al alto rendimiento.

La Fedepdal fue reconocida en 2014 como entidad deportiva y trabaja con otras instituciones como el Ministerio del Deporte y el Comité Paralímpico Ecuatoriano (CPE).

Deportes

Pazmiño explica que las personas sordas puedan practicar cualquier tipo de deporte, por lo que para ellas no existen limitantes como sí lo hay en personas con otros tipos de discapacidades. El deporte que es más practicado por quienes tienen discapacidad auditiva, es el fútbol. El atletismo también es preferido por los deportistas sordos.

La parte fundamental entre los deportistas sordos y quienes trabajan con ellos es la comunicación, que se realiza a través del lenguaje de señas y también existe la comunicación gestual. Manifiesta que hay que saber comunicar gestualmente de una manera adecuada, pues las personas con solo gestos pueden expresas emociones como la ira hacia el deportista sordo.

Estadísticas

Sobre una estadística que informe cuántas personas sordas practican deporte en el país, Jonathan Pazmiño dijo que aún no hay un número detallado, ya que actualmente se realiza un estudio sobre ello.

Sin embargo, dice que se ha notado “un gran crecimiento” de personas sordas que cada día se suman a practicar alguna disciplina deportiva, desde que la Fedepdal empezó a trabajar. Precisamente lo que busca esta federación es que cada vez haya más deportistas sordos.

EL DATO

Una persona que desee ser considerada como deportista sordo, debe poseer como mínimo un 55% de discapacidad auditiva.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *