DESESPERADA CARRERA POR SALVAR A MARCELLUS WILLIAMS, EL HOMBRE QUE SERÁ EJECUTADO EN ESTADOS UNIDOS, PESE A QUE “NO HAY RASTRO DE ADN QUE LO VINCULE A LA ESCENA DEL CRIMEN”

La suerte de Marcellus Williams depende de una llamada de teléfono. Su ejecución por inyección letal está prevista para este martes 22 de agosto a las 18:00 hora local (23:00 GMT) en la prisión Bonne Terre, situada a una hora de San Luis (Misuri, Estados Unidos).

Sólo el gobernador del estado, el republicano Eric Greitens, puede salvarle la vida, o al menos prolongársela.

Pero no le quedan muchas horas de margen. Para Greg Hampikian, uno de los expertos que realizó pruebas de ADN para el caso, es inaudito que la Corte Suprema de Misuri no haya accedido a aplazar la ejecución.

“No hay nada de la escena del crimen, nada del cuerpo o nada del arma que comprometa a Marcellus Williams”

En 1998, Lisha Gayle, una reportera de 42 años, murió acuchillada en su casa en una urbanización de San Luis. Al salir de la ducha se encontró con un ladrón que le asestó múltiples puñaladas. Marcellus Williams fue detenido como principal sospechoso.

La defensa alegó que ninguna de las pruebas halladas en la escena del crimen (sangre, cabello, huellas dactilares, pisadas del zapato) encajaba con él. Sin embargo, los testimonios de dos personas, una mujer que fue novia de Williams y un hombre que compartió celda con el acusado, lo vincularon con el crimen. Con el tiempo se supo que estos dos testigos recibieron US$10.000 cada uno: era la recompensa que fijó la familia de la víctima para quien aportara datos que condujeran a la resolución del caso. Williams fue hallado culpable y sentenciado a muerte en 2001. El pasado 14 de agosto, el equipo legal presentó ante el tribunal los resultados de su investigación, pero en menos de 24 horas la corte desestimó el informe y confirmó la ejecución para este martes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *