Gracias al apoyo del Patronato, ciudadanos se alejan del alcohol y drogas

Las estadísticas son positivas. El 65% de ciudadanos que llegaron al Centro se mantienen en abstinencia.

La Estación Municipal de Auxilio Terapéutico y Control Humanitario de la Mendicidad Número 1 del Patronato de Amparo Social Municipal de Loja despliega una intensa labor en beneficio de las personas adictas al alcohol y las drogas.

A la fecha el trabajo es satisfactorio. El espacio resulta pequeño para cientos de jóvenes y adultos que han decidido enrumbar su destino, pues para ser parte de la Estación Municipal solo es cuestión de voluntad.

Einstein Monteros Carreño, coordinador del lugar, señaló que la persona enferma drogadicta o alcohólica, debe acercarse para solicitar información, ahí le explican sobre el proceso y le asignan un cupo, puesto que hace siete meses la Estación está llena e ingresan a nuevos, dependiendo de la salida de los pacientes recuperados.

En un lapso de tres meses, todo un equipo humano de profesionales enfoca su compromiso en el usuario. Todos pasan por tres fases: de desintoxicación, atención psicológica y médica y finalmente la reinserción a la sociedad.

En los dos primeros meses, es necesario el aislamiento del residente de la familia, luego reciben visitas todos los domingos, de 15h00 a 17h00 como una forma de preparación para reinsertarlos a la sociedad.

Posteriormente, llega el reencuentro familiar, que es una ceremonia emotiva donde reciben a una persona totalmente nueva, señaló Carreño.

Una muestra del trabajo realizado, es que las personas que han salido de la Estación de Auxilio, han logrado convivir plenamente en su comunidad. Es el caso de un lojano que luego de recuperarse en este centro del Patronato Municipal montó un pequeño negocio en la ciudad de Pasaje, se dedica a la venta de bonsáis artificiales. Él es el pilar fundamental en su hogar.

“Cuando llegó acá no podía ni caminar, vivía en los basureros y producto de ese estado se le atrofiaron los músculos. Hoy su condición es otra”, relató Einstein Monteros Carreño.

Y es que los casos son alarmantes, hay quienes llegan con pocas ganas de vivir, pero luego de la intervención y el respaldo de este Centro, les devuelven la sonrisa.

Los resultados de esta labor eficiente, seria y oportuna son evidentes. El 65% de personas que han llegado a la Estación de Auxilio se mantienen en abstinencia de alcohol y drogas.

Labor

Patricio Cueva, psicólogo Clínico del Centro Terapéutico, citó que las tareas durante el internamiento son múltiples. Participan en actividades al aire libre, que les ayudan justamente a aprender a disfrutar sin sustancias negativas que afectan no solo la salud sino su entorno. La disciplina es básica, ellos cumplen horarios específicos.

La jornada empieza a las 05h00, con obligaciones como aseo de cuartos, tendido de su cama, tendido de ropa, luego pasan a sala de terapia, de 07h30 a 08h30 participan del desayuno y un pequeño receso, de 09h00 a 10h30 reciben  literatura de narcóticos y alcohólicos anónimos, de 10h30 a 11h00 un coffe, de 11h30 a 12h30 terapias con los psicólogos y terapistas vivenciales, posteriormente un almuerzo y en la tarde terapia ocupacional (manualidades, panadería, huerto orgánico, entre otras).

En la Estación Municipal de Auxilio Terapéutico y Control Humanitario de la Mendicidad Número 1 labora una planta administrativa conformada por 16 personas: dos psicólogos clínicos, dos terapistas vivenciales, un terapista ocupacional, un  médico, enfermera, trabajadora social, ecónoma, una responsable de cocina y un guardia.

Personal de la Policía Municipal presta apoyo en el Centro con la finalidad de salvaguardar la integridad de las personas.  Existe una capacidad máxima de 30 personas por el lapso de tres meses.

A través del proyecto “Alcohólicos Mendigos”, dirigido a personas de la calle o que no tienen hogar, el Patronato los exonera de pagos a fin de que se recuperen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *