AMADA CAMPOVERDE, PIDE JUSTICIA PARA SU HIJA ASESINADA HACE UN AÑO

Ha pasado algo más de un año desde la muerte de la Sara D. de 13 años. Ella desapareció de la casa de un conocido, un 18 de septiembre de 2016, donde su madre la había dejado encargada mientras iba en busca del sustento diario.

La menor fue encontrada después de 11 días de largas búsquedas enterrada en la orilla de una quebrada del cantón Palanda de la provincia de Zamora Chinchipe. Presentaba signos de violación y de estrangulamiento.

Pedido

La madre de la menor, Amada de Jesús C., una mujer humilde que en días recientes visitó Zamora para participar de una marcha por un caso de femicidio, con lágrimas en los ojos exige que se haga justicia por su familiar. Dice que si las autoridades y específicamente el fiscal que lleva el caso hubieran actuado eficientemente su niña estaría viva.

Según cuenta Amada, los investigadores le han dicho que cuando la encontraron el tiempo de descomposición del cuerpo solo era de siete días, y no de once que es el tiempo que llevaba desaparecida, lo que significa que supuestamente la tuvieron secuestrada por cuatro días

A su criterio hicieron falta más agentes de la Policía Nacional (PPNN) para allanar el domicilio de quien aparentemente fue el autor del crimen. Hoy el señor se encuentra libre.

“Con los dos policías no pudimos hacer la búsqueda correspondiente, los familiares del presunto asesino no los dejaban hacer su trabajo, hizo falta una búsqueda más exhaustiva”, expresa Amada de Jesús.

La madre de la niña dice que ha sido amenazada de muerte por una persona que vive en el sector, sin embargo, manifiesta no temer por su vida y que eso no la amedrentará para seguir en busca de los responsables.

“Buscaré en las instancias más pertinentes, no desmayaré jamás, que lo sepan los asesinos que no me voy a rendir así tenga que vender lo poco que poseo, pero esto no se va a quedar así”, enfatiza la madre de la menor.

Inconveniente

Amada de Jesús, relata que hace dos meses tuvieron problemas por una protesta que realizaron por las calles de Palanda en apoyo al esclarecimiento del caso de su hija.

El Fiscal que lleva la investigación habría intentado denunciar a una licenciada que salió a acompañar la marcha junto a los niños que fueron compañeros de clases de la hoy occisa, porque estaban en horas laborables.

Por último, dice que teme que se archive el caso y que el acto aborrecible quede en la impunidad.

Versión

El abogado que lleva el proceso, Héctor Lalangui, expone que han aportado con toda la información que han podido recabar, pero critica que hasta el momento no tienen resultados. Indica que recién la semana anterior han llegado unas pruebas de Esmeraldas que servirán como indicios.

Paralelamente cuestiona el trabajo de los agentes que investigan el caso y añade que la Policía Nacional no colaboró desde el inicio de la forma en que debían hacerlo y que por ese motivo no se sabe con certeza, quienes son los culpables.

Expresa que cuando se denunció no le dieron oídos ni realizaron un trabajo responsable de verificar un domicilio donde supuestamente se encontraba la menor.

Fuente: La hora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *