LAS EXTRAORDINARIAS MEDIDAS QUE TOMA COREA DEL SUR PARA EL EXAMEN ANUAL DE INGRESO A LA UNIVERSIDAD

Un día al año, en Corea del Sur, la gente entra al trabajo más tarde, el mercado de valores abre con retraso y los aviones tienen prohibido despegar o aterrizar.

Es como si todo el país se detuviera bruscamente.

Es el día de la Prueba de Habilidad Escolar Universitaria (CSAT, por sus siglas en inglés).

El CSAT de este año se programó para el 16 de noviembre, sin embargo se pospuso durante una semana debido al terremoto de magnitud 5,4 que sacudió la región costera del sudeste del país y la ciudad de Pohang.

Fue la primera vez que la fecha de la prueba se alteraba debido a un desastre natural. La decisión vino del Ministerio de Educación, preocupado por la seguridad de los estudiantes y para mantener condiciones justas en la prueba. Sin embargo, incluso sin una variable importante como el terremoto, la cantidad de esfuerzo que el gobierno coreano invierte para garantizar el buen desarrollo de la prueba es inmensa.

No es solo el Ministerio de Educación el que se involucra, la mayoría de los organismos gubernamentales participan. Entre ellos ministerios como el de Infraestructura y Transporte Terrestre, el de Justicia o el del Interior y Seguridad.

El CSAT es una de las pruebas estandarizadas más rigurosas del mundo y permite a los estudiantes acceder a las principales universidades del país, lo que a menudo conduce a mejores oportunidades de empleo. Es considerado en Corea del Sur “el examen para determinar tu vida”. Sin embargo, no es solo el valor simbólico de la prueba lo que mantiene a todos en apuros.

Este 23 de noviembre, la nueva fecha del examen, más de 59.000 estudiantes acudieron a 1.180 centros de estudios en todo el país. La dimensión de este examen exige una preparación completa como la que realizan las instituciones surcoreanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *