Parque temático con cascarilla entró en funcionamiento en Loja

Una propuesta amigable con el ambiente es el parque lúdico La Jugaquina, construido con materiales reciclados y que cuenta la historia de una de las plantas más importantes que ha tenido Loja en tiempo de la Colonia: la cascarilla o sinchona.
Se ubica en las riberas del río Malacatos, en la parte suroccidental de la ciudad, por el parque Lineal La Tebaida.
El proyecto es dirigido por David Regalado junto al Fondo de Arquitectura de Loja, quienes edificaron este llamativo espacio, dedicado a la niñez lojana.
El alcalde de Loja, José Bolívar Castillo, resaltó el trabajo realizado por Regalado: “Con él se ha hecho este Parque Lineal, que en primer lugar es temático porque enfoca el tema de la cascarilla para que de una manera lúdica los niños conozcan su historia y segundo, también es temático porque todo está basado en el reciclaje”.
El 80% de esta moderna instalación es construida con materiales amigables con la naturaleza.
Tras la inauguración se dio paso a que los ciudadanos disfruten de la infraestructura compuesta por 12 estaciones. En cada espacio se cuenta la historia del árbol de la cascarilla, desde su origen, el descubrimiento de sus bondades medicinales, hasta la actualidad.
De esta forma los niños que lleguen hasta la Jugaquina podrán conocer la vida de Loja ligada a esta planta.
Por su parte el mentalizador de este parque temático, agradeció la predisposición del alcalde del cantón Loja para cristalizar esta novedosa alternativa saludable.
“Luego de seis meses de arduo trabajo hemos hecho realidad el primer parque lúdico del Ecuador, utilizando material reciclado y dando una identidad, que en este caso se cuenta la historia de la cascarilla y todo aquello que rodeó en sus inicios a esta ciudad”.
Regalado solicitó también que se designe un guardia permanente en el parque a fin de preservar y cuidar el espacio, puesto que gente desaprensiva ha dañado algunos de los juegos.
Otras iniciativas similares plasmará el arquitecto en otros puntos de la ciudad. (I)

Fuente: Diario El Telégrafo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *