EL BICENTENARIO SE VISTIÓ DE NARANJA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO.

“Aún tenemos mujeres que son golpeadas porque la comida no estaba caliente”, dijo la ministra de Justicia, Derechos Humanos y Cultos, Rosana Alvarado, al inaugurar el Circuito Toda una Vida sin Violencia, con el cual el Gobierno Nacional busca sensibilizar a la sociedad sobre la necesidad de eliminar la violencia de género contra las mujeres.

El evento se realizó este domingo 26 de noviembre, en el parque Bicentenario, al norte de Quito. En la inauguración también estuvieron Rocío González, presidenta del Comité Toda Una Vida; Andrea Sotomayor, ministra de Deportes; e Irma Bautista, representantes de mujeres afroecuatorianas.

Durante la inauguración, la ministra Alvarado indicó que en este año Ecuador registra 93 víctimas de femicidio. “Este flagelo es algo que se alimenta en la cotidianidad, el femicidio es un acto final y extremo”, agregó.

Rosana Alvarado lamentó que las mujeres no se encuentren seguras en ningún espacio público y privado. Por ello exhortó no solo a combatir con la violencia física y psicológica, sino además a derrumbar los estereotipos y la naturalización de las relaciones de poder que están instaurados en el seno de una sociedad machista.

Respecto al circuito, la Secretaria de Estado indicó que “hoy tenemos definidas actividades diferentes para actitudes diferentes (…) para que los maridos, los compañeros y los novios sepan que el amor no duele, no tiene garras, ni asesina”.

Por su parte, Rocío González invitó a generar espacios de diálogo entre hombres y mujeres para romper las cadenas de violencia. “Con el diálogo creamos apertura, empatía y tolerancia”, mencionó.

El circuito Toda una Vida sin Violencia tiene varias actividades lúdicas y deportivas que incluye mensajes relacionados a la violencia de género, para que los participantes puedan tomar conciencia de esta problemática social.

Al evento, asistieron familias completas, entre niños, niñas, adolescentes, jóvenes, adultos, personas de tercera edad y personas con discapacidad vistiendo camisetas anaranjadas como signo de lucha contra la violencia, que participaron en actividades como el baile del limbo, carreras con obstáculos, baloncesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *