LAS TRES MUJERES QUE EXIGEN QUE EL CONGRESO DE ESTADOS UNIDOS INVESTIGUE AL PRESIDENTE DONALD TRUMP POR ACOSO SEXUAL

En medio de los escándalos de agresiones sexuales surgidos contra empresarios, artistas y políticos, tres mujeres se volvieron a presentar este lunes ante los micrófonos para hablar de sus casos con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

 

Jessica Leeds, Samantha Holvey y Rachel Crooks señalan al presidente de conductas indebidas como acoso, tocamientos, caricias y besos forzados. Las tres mujeres exigen una investigación del Congreso, mientras que la Casa Blanca ha dicho que se trata de “afirmaciones falsas” motivadas políticamente.

En una entrevista con NBC News este lunes, Holvey dijo que una vez Trump actuó de forma lujuriosa hacia ella y hacia otras competidoras del certamen Miss Estados Unidos en 2006, cuando el empresario dirigía el concurso. Asegura que en esa ocasión, cuando competía como la representante de Carolina del Norte, el empresario y ahora presidente las “alineó” frente a él.

“Solo para mirarnos por encima como si fuéramos un pedazo de carne, me hizo sentir muy asqueada”, dijo Holvey en la entrevista.

Más tarde les dijo a los reporteros: “Se han investigado a otros miembros del Congreso, así que creo que es justo que él (Trump) sea investigado igual”. “No se trata de un asunto partidista, sino de cómo las mujeres son tratadas cada día”, añadió. Los casos de las tres mujeres resurgen en medio de los escándalos de acoso que han afectado a figuras públicas, como el connotado caso del productor cinematográfico Harvey Weinstein.

Leeds, Holvey y Crooks originalmente habían hecho públicas sus acusaciones, de forma separada, un mes antes de la elección presidencial de noviembre del año pasado. Pero en esta ocasión se presentaron juntas en una conferencia de prensa organizada por Brave New Films, una productora que lanzó el mes pasado un documental, “16 Mujeres y Donald Trump”, sobre las acusaciones hechas por varias contra el mandatario. Leeds, ahora de 70 años, dice que cuando tenía 38 se sentó junto a Trump en la cabina de primera clase de un vuelo a Nueva York y la agredió sexualmente.

“Saltósobre mí”, declaró Leeds, además de señalar que había hecho su denuncia tiempo después porque “quería que la gente supiera qué clase de persona es Trump realmente y lo pervertido que es”.

Crooks dijo que a sus 22 años, cuando era recepcionista en una empresa de bienes raíces ubicada en la Torre Trump, el empresario le dio un beso en los labios al salir de un ascensor. “Me quedé conmocionada”, dijo, “devastada”.

Este mismo lunes, a través de un comunicado, la Casa Blanca rechazó las acusaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *