RESURGE LA POLÉMICA POR LA TRANSMISIÓN DEL CAMPEONATO NACIONAL DE FÚTBOL

Dalo Bucaram, al llegar a la Unidad Judicial Norte, donde un juez acogió su pedido de acción de protección contra la FEF.Jorge Peñafiel

Una vez que la sentencia dictada ayer en la Unidad Judicial 1 de Guayaquil sea notificada por escrito a la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), esta tendrá un plazo de 72 horas para realizar un nuevo concurso por los derechos de televisión del Campeonato Nacional.

Ese proceso, según la orden del juez Jean Daniel Vergara, tendrá que ser diferente al que culminó con GolTV como la empresa elegida por el directorio de la FEF, que preside Carlos Villacís, para transmitir el fútbol ecuatoriano a través de cableoperadores durante los próximos diez años, con posibilidad de extender a 20.

Es que el juez consideró que aquel, firmado el 26 de enero de 2017, vulneró “los derechos de igualdad y seguridad jurídica” al determinar en su sentencia que la propuesta de GolTV llegó un día después del límite dado por la FEF a los demás oferentes, algo que los abogados de la entidad rechazan.

Pero así lo manifestó el juez al anunciar de forma oral su sentencia, en la que dio paso al pedido de acción de protección presentado por el político Dalo Bucaram y su abogado, Pedro Granja, quienes se mostraron satisfechos con la sentencia, que será apelada, según dijo el abogado de la Ecuafútbol, Jorge Chang, porque el contrato “no vulneró ningún derecho”.

Luego de escuchar la exposición de las partes, el juez se retiró a deliberar y al volver habló de la falta de “igualdad material” en este caso.

Explicó que esta “se refiere a que debe existir una reglamentación y una oportunidad dentro del estándar general y, en este caso específico, para una participación con las mismas oportunidades, con los términos adecuados para que cualquier persona pueda tener el derecho a intervenir y participar”.

En otra parte de su sentencia señaló: “Está claramente establecido que los derechos vulnerados son los de igualdad y de seguridad jurídica”. Y explicó que “las garantías constitucionales, como la acción de protección, se aplican para fortalecer el derecho de igualdad y esto hace eco a una demanda colectiva, social y equitativa a todo nivel. No tiene espacio a discriminación”, puntualizó.

Para el juez, el caso “definitivamente tiene una connotación que es el de servicio social”. Sería, dijo, “haciendo una analogía, como alcanzar las mismas oportunidades de emprendimiento, de desarrollo, de propuestas de negocio que generen un desarrollo económico íntegro con visión social”.

El juez reconoció que sí ha existido condiciones naturales para que las empresas puedan participar; sin embargo, dijo, “en la parte material no ha existido tal situación en vista de que se observa claramente que la propuesta de la empresa fue generada el 23 de noviembre del 2016 (ese mismo día se abrieron los sobres de los participantes). En tal sentido no guarda relación con los términos que se establecieron en los parámetros de la FEF, que fueron inicialmente el 4 de octubre y en última instancia el 22 de noviembre”. Tras esa motivación el juez dictó favorable el pedido de Bucaram.

Y ordenó a la FEF “que en el marco de los principios de igualdad, del debido proceso, y de la seguridad jurídica, levante un proceso nuevo, con todos los parámetros claramente establecidos, para todas las empresas relacionadas con este tipo de actividad económica, y se proceda a un nuevo concurso” por los derechos de televisión del campeonato nacional, que empezará el 8 de febrero.

Esto, argumentó, “para mejor y óptimo beneficio de la ciudadanía, de la Federación y del deporte ecuatoriano”. (D)

Fuente: El Universo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *