QUÉ ES Y CÓMO ACTÚA EL NOVICHOK, EL AGENTE NERVIOSO DE ORIGEN SOVIÉTICO UTILIZADO EN EL ATAQUE CONTRA EL EXESPÍA RUSO Y SU HIJA EN REINO UNIDO

La primera ministra británica, Theresa May, desveló la incógnita y levantó el dedo acusador contra Rusia. El tóxico utilizado en el ataque contra un ex espía ruso y su hija en Salisbury el pasado 4 de marzo es un agente nervioso conocido como Novichok.

El químico fue identificado por los expertos del Laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa de Porton Down. Según las investigaciones, es el causante de Serguéi Skripal y su hija Yulia permanezca en estado crítico después de haber sufrido lo que las autoridades consideran un intento de asesinato.

El nombre Novichok significa “recién llegado” en ruso y se aplica un grupo de agentes nerviosos avanzados desarrollados por la Unión Soviética en las décadas de 1970 y 1980. Se los conoció en su día como armas químicas de cuarta generación y fueron fruto de un programa militar bautizado con el nombre en clave de “Foliant”.

En 1999, técnicos de Defensa de Estados Unidos viajaron a Uzbekistán para ayudar a desmantelar y descontaminar la zona en la que se hallaba uno de los mayores campos de ensayo de la antigua URSS. De acuerdo con el testimonio aportado por un desertor, los soviéticos usaban la planta para producir y probar pequeños lotes de Novichok. Estos agentes nerviosos fueron diseñados pare eludir la detección de las inspecciones internacionales. “Es más peligroso y sofisticado que el Sarín o el VX y es más difícil de identificar”, asegura el profesor Gary Stephens, experto en farmacología en la Universidad de Reading, en Reino Unido.

Aunque algunas variantes del Novichok son líquidas, se cree que existen otras en estado sólido. También pueden esparcirse como un polvo extrafino. Algunos de estos agentes son considerados “armas binarias”, lo que significa que el agente puede almacenarse dividido en dos ingredientes químicos menos tóxicos. Es cuando estos se mezclan y reaccionan cuando producen el agente tóxico activo.

Si una persona inhala agente Novichok o este toca su piel, los efectos se harán sentir muy rápidamente. Los síntomas pueden aparecer entre 30 segundos y dos minutos después. Cuando el agente está en polvo, puede tardar más en actuar. Los síntomas sistémicos podrían retrasarse hasta 18 horas después del contacto.

Actúan bloqueando las señales de los nervios a los músculos, provocando el colapso de las principales funciones del organismo. Entre los síntomas se cuentan los ojos en blanco, ya que las pupilas se comprimen, convulsiones, babeo y, en el peor de los casos, fallos respiratorios, entrada en coma y la muerte. La acción letal de estos agentes se inicia con una ralentización del ritmo cardíaco y la obstrucción de las vías respiratorias, lo que conduce a la muerte por asfixia.

Si una persona sufre una exposición a uno de los agentes Novichok, debe retirársele la ropa y lavarle la piel con agua y jabón. Se debe también enjuagarle los ojos y suministrarle oxígeno.

BBC MUNDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *