LA PATRIA ESTÁ DE LUTO, PERO SE VA A REPONER: PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, LENÍN MORENO

La Patria está de luto, pero se va a reponer: presidente de la República, Lenín Moreno

El presidente de la República, Lenín Moreno, rememoró el terremoto ocurrido hace dos años en el país, que afectó gravemente a las provincias de Manabí y Esmeraldas. En el espacio semanal de los lunes, El Presidente Informa, el Mandatario resaltó la recuperación de esos pueblos que “han reconstruido sus vidas y el resto del país los admira, porque han escrito extraordinarias páginas de valentía y tenacidad”.

El Primer Mandatario también abordó la situación que enfrenta el país en su zona limítrofe norte, donde el Gobierno halló “fronteras descuidadas con poblaciones que han sido desamparadas, en zonas marcadas todavía por la exclusión, el abandono, la desidia”, por lo cual insistió en estar más unidos que nunca, “no solo defendiendo la soberanía y la paz”, sino también trabajando por mejorar el acceso a educación, salud, inclusión, producción, empleo, seguridad, etc.

Además, agradeció la solidaridad expresada por muchas naciones ante el secuestro y asesinato de tres compatriotas y anunció que aceptará la ayuda y experiencia que le ofrecen para la lucha contra el narcotráfico, “pero afianzando siempre nuestra soberanía que es indefectiblemente irrenunciable”, dijo.

A continuación, transcribimos la totalidad de su intervención en el espacio televisivo, iniciativa de la Secretaría Nacional de Comunicación (Secom).

TERREMOTO DEL 16 DE ABRIL DE 2016

 Ecuatorianos: hace dos años, un 16 de abril, el país tembló y de esa tragedia surgió —una vez más— la constatación de la entereza y solidaridad de la que somos capaces los ecuatorianos.

Mensajes optimistas escritos en latas de atún y cartas solidarias llenaron de esperanza a nuestros compatriotas damnificados.

Bomberos, policías, médicos, militares, estudiantes y voluntarios se jugaron la vida entre los escombros para rescatar a sus compatriotas.

Los pueblos afectados de Manabí y Esmeraldas han reconstruido sus vidas, están haciéndolo, y el resto del país los admira, porque han escrito extraordinarias páginas de valentía y tenacidad.

Con esa muestra de solidaridad, con ese valor y esa capacidad de unidad, cualquier enemigo que se enfrente a nosotros debe tener bien claro que no puede vencernos. Que cuando los ecuatorianos nos unimos y nos ponemos a vencer la adversidad ¡vencemos! ¡La historia lo demuestra! y lo saben.

Saben que no pueden doblegarnos, saben que no pueden atemorizarnos, saben que siempre venceremos, porque nuestra victoria no depende de discursos efusivos, ni se basa en amenazas, ni en calumnias. ¡Jamás pasará por abandonar nuestros valores!

¡Fuimos, somos y seremos un país de paz! Vamos a vencer, con ahínco, con decisión, con unidad y con perseverancia. Con la verdad. Uno puede equivocarse es verdad, pero nunca mentir. Tenemos que hacerlo con la ética, con la justicia, con la equidad. Siendo fuertes e incorruptibles. No se puede negociar la paz con los asesinos. ¡La paz de Ecuador no se negocia!

FRONTERA NORTE

Compatriotas: luchamos por saber la verdad, pero la verdad ha superado la imaginación. Al sinnúmero de actos atroces de corrupción se suman fronteras descuidadas, con poblaciones que han sido desamparadas, en zonas marcadas todavía por la exclusión, el abandono, la desidia.

Por eso debemos estar más unidos que nunca, no solo defendiendo la soberanía y la paz, sino trabajando más en esas zonas por educación, por salud, por inclusión, producción, empleo, seguridad, construyendo el país que ustedes y nosotros anhelamos.

Un país donde nadie se quede atrás, un país donde todos nos esforcemos porque nuestras familias e hijos tengan paz y tengan seguridad. El terrorismo y el narcotráfico no tienen cabida en el Ecuador que estamos construyendo.

La historia nos juzgará, nos señalará si cometemos errores, pero demostrará que siempre dijimos la verdad, porque recibimos positivamente las críticas constructivas y jamás podrá decir que hemos cedido ante los corruptos, peor ante los asesinos.

Hoy, con las acciones terroristas tenemos mártires, tenemos héroes y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para no perder ni un solo ecuatoriano más.

SECUESTRO Y ASESINATO DE TRES COMPATRIOTAS

Con respecto a la solicitud de transparencia, por parte de los familiares, procederemos de inmediato a dialogar -mañana mismo- y encauzar este legítimo pedido de conformar una comisión.

Vamos a transformar la angustia en esperanza, el temor lo transformaremos en valentía y el revés lo transformaremos en victoria. ¡El país nos necesita unidos ecuatorianos! Siempre nos faltarán siete, pero quedamos 16 millones de ecuatorianos unidos.

Y en nombre de Efraín Segarra Abril, de Paúl Rivas Bravo, de Javier Ortega Reyes, Luis Alfredo Mosquera, Jairón Steeven Sandoval, Sergio Jordan Elaje Cedeño y Wilmer Arnol Álvarez Pimentel, encontraremos la fuerza para combatir a los delincuentes.

La Patria está de luto, pero se va a reponer y vamos a ir juntos por nuestro enemigo que está fuera de nuestra tierra de paz.

Ecuatorianos, estos últimos 19 días vivimos una de las pruebas más tristes de nuestra historia reciente.

Hicimos todos los esfuerzos policiales y militares especializados para traer a nuestros hermanos de regreso a casa. Detuvimos acciones ofensivas y abrimos de inmediato posibilidades de acuerdo, en el marco que nos permite la ley. Contamos incluso con el apoyo de la Iglesia. Pero no estaba -de acuerdo a lo que vemos ahora-, no estaba en los planes del narcoterrorismo, devolverlos con vida.

¿Qué debemos hacer como nación de paz? Luchar, luchar denodadamente por todos los medios y con toda nuestra capacidad hasta derrotarlo y capturar al responsable de esta tragedia, el narcotraficante alias Guacho.

Los ministros encargados de este proceso tienen el plazo de diez días para cumplirlo. ¡Tengan la seguridad de que lo vamos a lograr!

SOLIDARIDAD CON ECUADOR

Ecuatorianos, el mundo entero se ha solidarizado con nosotros y son muchas las naciones que nos ofrecen su ayuda y experiencia. Las aceptaremos con todo nuestro reconocimiento, pero afianzando siempre nuestra soberanía que es indefectiblemente irrenunciable.

Gracias compatriotas, porque en medio de este imponderable dolor se han levantado voces de apoyo y de consejo más allá de cualquier diferencia ideológica o política. Voces que apuestan a que un Gobierno, que es de todos, también es un Gobierno de unidad.

¡VAMOS A VENCER!

Hoy el dolor hace renacer esa unidad. Es hora de erradicar la disputa y el denuesto para encontrar puntos de convergencia hacia la paz, hacia la equidad, hacia la inclusión.

Nuestras Fuerzas Armadas y nuestra Policía Nacional han dado muestras -a lo largo de la historia- de su eficiencia, capacidad, y compromiso. ¡Ya lo harán nuevamente! En esta guerra contra el narcotráfico vencerán nuestros valores.

Estén seguros que jamás dejaremos de ser un territorio de paz. Nos lo debemos, se lo debemos a nuestras familias, se lo debemos a nuestros hijos.

Tengan la certeza compatriotas de que, unidos por la paz, unidos contra la corrupción, ¡vamos a vencer!

¡Que Dios nos bendiga siempre!

Fuente: Secretaría Nacional de Comunicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *