“PROHIBIDO NO HARÁN OLVIDAR” 1/2

Les ganamos con una Minga por el Agua

Pienso en la pipa del Subcomandante Marcos y como en el humo, van directo a las estrellas, las reflexiones de los pueblos originarios de México y el mundo, que en su mayor anhelo: luchan por libertad, por tierras autónomas, por la salud del planeta, el bienestar de los niños y las mujeres, y para que aquellos que están por venir, puedan tomar agua limpia de ríos, lagunas y cascadas.

El primero de junio del 2018 es una fecha que amerita decir “Prohibido no harán olvidar” porque una pequeña ciudad Cañari llamada hace 461 años “Cuenca” logró una sentencia histórica, que protege los derechos del pueblo de Molleturo y el Azuay, frente al más despiadado, cruel y violento avance del colonialismo contemporáneo liderado por la China.

País que compró nuestro territorio a precio de “huevo” como decimos en Ecuador, y que 10 años de un gobierno totalitario, le fue suficiente para apoderarse de todos los sectores estratégicos de la nación. Para que tengamos una idea de la dimensión de la presencia China en Ecuador, solo en el cantón Cuenca: el 41% del territorio está concesionado a sus empresas mineras, sin mencionar que controlan sectores como la electricidad, la salud, la seguridad y el petróleo.

Sin embargo, un grupo de comuneros de Molleturo, una parroquia rural del cantón Cuenca, el pasado 08 de mayo cansados de mirar cómo ciento de toneladas de material mineralizado salían de sus montañas y páramos en volquetas y barcos hacia la China; se levantaron y gritaron ¡YA BASTA! Con miedo y en ejercicio de su legítimo y constitucional derecho a la resistencia, quemaron el campamento minero de la empresa China Junefield, símbolo perverso del colonialismo que hoy se vive en el Ecuador.

Esta acción provocó la reacción de muchos sectores de la ciudad: universidades, organizaciones sociales, defensores de derechos humanos y la naturaleza, instituciones públicas y en general de toda la sociedad civil.

Volvamos un poco atrás, las comunidades Molleturo han sido pueblos olvidados y empobrecidos por el capitalismo, empresas mineras han llegado durante años: de Londres, Canadá y ahora China; una notable diferencia es que los chinos cuentan con algunas ventajas: No necesitan hacer una consulta previa, libre e informada para obtener licencias ambientales (El gobierno les apadrina), cuentan con policías y militares como recursos propios de la empresa (Con venia del gobierno), políticos de todo nivel han sido comprados y hablan positivamente de sus acciones: “Minería responsable” SI, SI, SI. Los gobernadores, ministros y demás funcionarios de turno, reciben órdenes claras y directas: bajen la cabeza y obedezcan porque la China manda.

Correa nos metió en un problema desastroso y que Moreno simplemente lo profundiza con un nuevo estilo, haciéndonos creer que el país ya cambió. El Ecuador le debe a la China el equivalente aproximado al 22% del PIB nacional. Es decir, todo lo que logra recaudar el estado ecuatoriano por medio de los impuestos va a parar a la China. Y si no va en plata, va en minerales, y si no es minerales, es petróleo, o sino hidroeléctricas, o tierra, y así una lista interminable; que nos deja como conclusión que en realidad no enfrentamos a una empresa minera, sino a un mafioso gobierno chino y su plan maestro de colonizar el Ecuador y el mundo.

Continuará…

Sombrero Rojo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *