“SATANÁS SE DISFRAZA DE ÁNGEL DE LUZ”: LA RESPUESTA SIN PRECEDENTES DEL PAPA A LOS ABUSOS A CIENTOS DE MENORES POR PARTE DE SACERDOTES EN PENSILVANIA

El papa Francisco lo considera una “atrocidad”, un “crimen”.

En una carta sin precedentes, el Papa se dirige directamente a la comunidad católica romana y condena duramente los abusos sexuales de menores por sacerdotes de la Iglesia católica desvelados por la justicia estadounidense. La semana pasada, un gran jurado de Estados Unidos presentó un informe en el que documentó siete décadas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes católicos en el estado de Pensilvania.

El documento, de más de 1.300 páginas, identifica a más de 1.000 menores que fueron abusados o violados por parte de 300 supuestos “sacerdotes depredadores” desde 1940, si bien se cree que el número real de víctimas puede ser mucho mayor. El informe detalla cómo la iglesia “encubrió sistemáticamente” lo ocurrido durante más de 70 años. Muchos de los casos ya han prescrito.

Dos días después de su publicación, la Santa Sede aseguró que el papa Francisco estaba del lado de las víctimas y este lunes el Vaticano publicó la carta del pontífice en su página web.

 

Pese a la firmeza de la misiva de Francisco, el Papa no especifica las medidas que la iglesia está emprendiendo o emprenderá para erradicar el problema, si bien insta a apoyar “todas las mediaciones judiciales” que sean necesarias.

En la misiva dirigida al “pueblo de Dios”, el Papa pide unidad “para erradicar esta cultura de muerte”.

“Es imprescindible que como Iglesia podamos reconocer y condenar con dolor y vergüenza las atrocidades cometidas por personas consagradas, clérigos e incluso por todos aquellos que tenían la misión de velar y cuidar a los más vulnerables. Pidamos perdón por los pecados propios y ajenos”, señala.

Francisco, que durante su pontificado ha creado una comisión para la protección de los menores, admite que la iglesia no estuvo a la altura. “Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas”, reconoce el Papa.

“Hemos descuidado y abandonado a los pequeños”.

BBC MUNDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *